Meeting Commons

A través del grupo de correo  os comenté hace unas semanas sobre la puesta en marcha de Meetcommons , un encuentro para “explorar nuevos contextos para el aprendizaje, la interdisciplinariedad, el trabajo colaborativo y la cultura libre”. En seguida se adivina el ADN que comparten KlínikaSoft y Meetommons. La cuestión de fondo es la misma solo que cada una se expresa con su especificidad.

Llama la atención el hecho de que no dejan de surgir iniciativas en torno a lo abierto, lo colaborativo, lo procomún… Para mí es una cuestión que engarza con los deseos generales de cambio y las ganas de mejorar lo que hacemos desde la acción grupal, quizá la única posible si queremos poner encima de la mesa crisis profundas. Merece la pena el esfuerzo extra que supone enfrentarse al desafío: poner en práctica otras formas reales, vivibles y viables. Que nosotras como espacios colectivos y de participación nos comprendamos a nosotras mismas como parte de un cambio global me parece fundamental a la hora de enrolarme, de lo que se tratará es de darnos sentido en un contexto macro que necesariamente tiene que transformarse.

Aprovecho este espacio para compartir algunas motivacciones que me llevan a participar en Meetcommons…

Aprender y desaprender. Hacer y deshacer.

Aprender de las conversaciones, dudas, experiencias, miedos… y de la propia puesta en marcha del Meetcommons. Resetear y arriesgar. Reflexión en acción. Caminante no hay camino, se hace… Y al ir haciendo estamos en movimiento, experimentando, comunicando lo aprendido en una suerte de onda expansiva.

Colaboración es relación.

Si miro la colaboración del Meetcommons a través del microscopio veo relaciones moviéndose, cuidándose, implicándose, remezclándose… Desde un punto de vista colectivo, si a ti te va bien, a mí me va bien, en el sentido de que a todas nos interesa que el campo en el que nos movemos sea vivible.

Deseo de transformación.

Tiene que ver con las bases planteadas en este proceso Meetcommons y que me conectan con la idea de transformación y cambio. En primer lugar, un cambio personal, desde las tripas. Por otro lado, la traducción de este cambio a procesos más amplios que yo, a proyectos o a colectivos en los que trabajo como es por ejemplo KlínikaSoft, Constelaciones, Histeria… Y en último término, por supuesto, tendiendo a una transformación social y política, ensanchar posibilidades desde los microcontextos hacia otras capas de la cebolla.

En caso de duda, abre.

Mi experiencia reciente en KlínikaS me dice que abrir procesos productivos/reproductivos es un imán que fortalece y mejora el proceso en sí. Es un click que enriquece aunque sea impredecible, incontrolable y acabe por generar frankensteins que nunca imaginaste. Prefiero ser la oreja de un frankestein que un cuerpo inmaculado.

P1180363Detalle de la primera jornada de Klinika en enero. Foto: Txelu
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s